Inicio » Noticias » Huertos contra la dictadura del cemento

Huertos contra la dictadura del cemento

Vista de la Horta educativa de Ourense, a orillas del río Barbaña.

Vista de la Horta educativa de Ourense, a orillas del río Barbaña.

  • La horticultura urbana está presente en la mayoría de las ciudades gallegas
  • Terrazas, balcones y fincas se han convertido en superficies de cultivo
  • Ramón Paz: ‘Las ciudades deben aprender a defender su soberanía alimentaria’
  • El 17 de marzo habrá en Santiago un encuentro de intercambio de semillas

Denís Fernández | Santiago de Compostela

Actualizado domingo 04/03/2012 17:54 horas

El paisaje urbano está cambiando en Galicia, muy lentamente –como acontece con muchos de los grandes cambios-, pero con paso firme y confiado. Y es que al gris asfalto que predomina en las principales urbes gallegas parece haberle salido, en los últimos años, un legítimo competidor anciano, el verde antiguo de los modernos huertos urbanos.

Nacido como un silencioso y espontáneo movimiento ciudadano en algunas regiones de Canadá y Australia, la horticultura urbana, el noble arte de transformar los espacios públicos de una ciudad en parcelas orientadas al cultivo, ha recorrido un largo camino antes de desembarcar en Galicia.

Pese a ser una comunidad autónoma eminentemente rural, hasta hace muy poco tiempo la agricultura parecía ser una competencia exclusiva de pueblos y aldeas localizados en un entorno aparentemente más propicio para su explotación y cultivo.

“La idea surge en el verano del 2009, por la inquietud y el deseo de un grupo de personas de comenzar a cultivar un huerto y no disponer de un espacio para hacerlo. En mayo de 2010 celebramos nuestra primera Asamblea General y firmamos los estatutos. Éramos entonces unos 20 miembros. Hoy en día somos 60 socios y más de un centenar de simpatizantes“, afirma Ramón Paz.

Paz es coordinador de comunicación de AGHU, la Asociación Galega de Horticultura Urbana fundada en Santiago de Compostela con el objetivo de “desarrollar, expandir y dar formación a quienes pretenden, sencillamente, cultivar en un entorno urbano”.

Un huerto abierto al público, en Ourense.Un huerto abierto al público, en Ourense.

Una premisa extraordinariamente sencilla que, literalmente, parece haber comenzado a dar sus frutos. Todo ello sin recibir el respaldo económico de ninguna institución pública, tal y como recogen sus estatutos.

Horticultura para todos

“Trabajamos más como red que como asociación particular”, advierte Ramón Paz en relación a AGHU, queriendo dar a entender que la Asociación Galega de Horticultura Urbana no trabaja sola.

Además de la ‘Huerta comunitaria de Conxo’, terreno de unos 5.000 m2 situado en el compostelano barrio homónimo, rehabilitado por los miembros de la asociación como superficie de cultivo, existe en Galicia un amplio catálogo de proyectos que dan buena cuenta del obstinado empeño de sus impulsores por defender “la soberanía alimentaria de las ciudades”.

“En Conxo tratamos de llevar a cabo una experiencia agraria piloto, empleando sistemas de compostaje, de cultivo por bancales circulares y de recogida de agua de lluvia, entre otras técnicas”, asegura el coordinador de comunicación de este colectivo.

‘Hortas na cidade dos barrios’, proyecto resultante de una iniciativa conjunta del Colegio Oficial de Arquitectos de A Coruña y la cooperativa ‘Hábitat Social’, que a través de la figura de la ‘Asociación de Usuarias/os das Hortas do Val de Feáns’ cuenta en la actualidad con un total de 33 parcelas en uso, es otro ejemplo de organización autogestionada en A Coruña.

Diseño casero para huertos urbanos.Diseño casero para huertos urbanos.

La asociación ‘AVCD Lavadores’, de Vigo; la ‘Horta educativa de Mariñamansa’, dependiente del Ayuntamiento de Ourense; o las huertas urbanas del parque de Belvís, en Santiago, y del paseo del río Rato, en Lugo, son algunos exponentes más de horticultura urbana repartidos por las cuatro provincias gallegas.

Innovación e ingenio al servicio de los huertos urbanos

Adaptar las técnicas de cultivo tradicionales a las exigencias y particularidades del medio urbano constituye uno de los retos fundamentales de este tipo de horticultura.

El cultivo en balcones y terrazas, por ejemplo, modalidad agraria al servicio de cualquiera, hace necesario el concurso de determinadas pericias adicionales llamadas a solventar las limitaciones espaciales y técnicas inherentes a esta variante de la agricultura doméstica.

La creación de sistemas de riego por gravedad, la instalación de circuitos de software libre para controlar los índices de humedad, la activación de los dispositivos de riego o los sistemas de medición de PH de los huertos domésticos, son algunas de las nuevas tendencias que hacen de la horticultura urbana un fenómeno en constante estado de expansión.

Un fenómeno ligado, como apunta Ramón Paz, a la defensa de una serie de principios y valores tan arraigados al concepto mismo de horticultura como “el aprovechamiento de los espacios públicos, la difusión e implementación de la agroecología o la utilización de técnicas de permacultura” a la hora de llevar a cabo la planificación y el mantenimiento de un huerto urbano.

Todo ello con un objetivo de vital importancia y, al mismo tiempo, modesto: repoblar con huertos las ciudades que en su día sucumbieron ante la dictadura del cemento.

El próximo 17 de marzo tendrá lugar en Santiago de Compostela un nuevoencuentro de intercambio de semillas, promovido por AGHU, en el que algunos de los integrantes de la asociación impartirán al público asistente un cursillo sobre técnicas de germinación de semillas y trasplantes en pisos, terrazas y balcones.

Fuente:http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/04/galicia/1330880057.html

A %d blogueros les gusta esto: