Inicio » Animal » Animales saprótrofos » Alimentación y reproducción de la glomerida

Alimentación y reproducción de la glomerida

-Alimentación.

La alimentación es simple y una de las ventajas de este tipo de cultivo, ya que son totalmente omnívoros y podemos emplearlos como reservorios o contenedores de las vitaminas y minerales que pretendemos que coman los organismos superiores que alimentaremos con cochinillas de la humedad.
Podemos suministrarles alimentos balanceados, como piensos de perro/gato/roedores vitaminados, comida para peces en escamas y un sin fin de frutas y verduras, si bien es cierto que he comprobado que hay determinadas verduras y frutos que aprecian sobremanera como la zanahoria, la patata, el tomate, el calabacín, la calabaza,la chirivía y las setas y champiñones.

[​IMG]

A.vulgare y O.asellus alimentándose. En la esquina inferior derecha puede verse la forma que presentan los excrementos.

Por supuesto, dado que se trata de crustáceos, poseen una cantidad de calcio en su exoesqueleto muy superior a la de cualquier insecto de modo que será muy recomendable suministrar carbonato cálcico en polvo, conchas de bivalbos/gasterópodos o hueso de sepia o jibia para mantener unos niveles de calcio y carbonatos adecuados para asegurar el correcto endurecimiento del nuevo exoesqueleto.

Es interesante saber que hay ciertas vitaminas que se catabolizan, es decir, que se degradan pasadas sólo unas pocas horas tras alimentar a nuestros isópodos con ellas, con lo que no serían aprovechadas por los ejemplares a los que van destinados como alimento vivo del mismo modo que si fueran ingeridas por ellos mismos.
Una forma de que ésto no ocurra es suministrar el alimento vivo a los consumidores finales (anfibios, reptiles, artrópodos…) en las próximas horas de darles éstos alimentos o vitaminas a los primeros, proceso profusamente estudiado en otros crustáceos empleados como alimento vivo en la industria piscícola, para aquellas especies de interés comercial que sólo aceptan alimento vivo durante sus estadios en la cria y engorde en cautividad para consumo humano.

-Reproducción y ciclo de vida.

Una vez, aclarado el apartado de alimentación procederé a hablaros de la reproducción. Como he mencionado anteriormente, el dimorfismo sexual es poco acusado y sólo es posible verlo en la última muda con total claridad y mediante una buena lente o estereomicroscópio.

Las hembras poseen un pequeño masupio que se desarrolla más, tras la fecundación,asi como un pequeño poro genital y un oviscapto por el que el macho fecunda a la hembra y pone los huevos en el marsupio, respectivamente. El macho posee un apéndice genital birrámeo que emplea para fecunda la hembra. Tras ésto los huevos quedarán resguardados en el pequeño marsupio y donde eclosionarán y tras endurecerse, comenzarán a bajar y a alimentarse de exactamente lo mismo que los padres.

[​IMG]

La fecundación es rara de ver, ya que normalmente suele darse de noche o con cierta oscuridad. En ella, el macho persigue a la hembra palpándola repetidamente con las antenas y subiéndose arriba de ella y lamiendo la región cefálica de ésta. Tras ésto, la fecunda, posándose en un lateral u otro o incluso en el suelo, uno frente a otro, como en ésta aclarativa instantánea.

En el periodo de una a dos semanas, la hembra dependiendo de su envergadura, puede poner desde 20 hasta 160 huevos, siendo lo más común que la cifra ronde los 100 aproximádamente. Éstas, efectuan la puesta hasta 3 veces al año y en A. vulgare y O.asellus, las crias completan el ciclo vital en 2 o 3 meses, convirtiéndose en indivíduos sexualmente maduros; por tanto se deduce que para P.scaber, este periodo sea levemente más corto, ya que es una especie de menor tamaño. La longevidad máxima es de 2 años para A. vulgare y O.asellus y de 1-1’5 para P.scaber.

Las crias, no pasas por una fase larvaria como sus homólogos acuáticos sino que nacen casi idénticos a los padres, (salvo por el séptimo par de patas que hemos comentado anterioridad).

Tras el invierno, (en el que mueren gran parte de los indivíduos), si hay escasez de machos,hay poblaciones en las que nacen hembras partenogenéticas, lo que asegura la supervivencia de éstas.

En esta fotografía podeis ver una cria de Armadillium vulgare vista en microscópio óptico, tomada por mi a 400x y a 640x. Notad, que sólo posee 6 pares de extremidades dado que se encuentra en el 1er estadio y que las traqueobranquias no son blancas como en los adultos, sino negras.

[​IMG]

 

Fuente: http://www.faunaexotica.net/threads/mantenimiento-y-cria-en-cautividad-de-isopodos-como-alimento-vivo.78868/

A %d blogueros les gusta esto: