Inicio » Inicio » Diccionario ecosistemaglobal » Biodegradación

Category Archives: Biodegradación

La descomposición de la materia orgánica

   La descomposición de la materia orgánica tiene lugar por distintas poblaciones de microorganismos. Los compuestos de bajo peso molecular son descompuestos principalmente por levaduras saprófitas que son los colonizadores primarios. Los colonizadores secundarios utilizan materiales más complejos, como los polisacáridos. Los colonizadores terciarios metabolizan los polímeros más complejos, como la lignina. Los microorganismos del suelo incluyen bacterias, actinomicetes, hongos, algas, protozoos y virus. Si las condiciones ambientales son constantes, las poblaciones de microorganismos permanecen constantes.
La descomposición de la materia orgánica da lugar a CO2, agua, elementos minerales y unas sustancias complejas denominadas humus, compuestos o sustancias húmicas. Las sustancias húmicas son compuestos de elevado peso molecular que se forman por reacciones secundarias de síntesis y que son distintas de cualquier sustancia presente en los organismos vivos. Las sustancias húmicas son muy resistentes. Los componentes predominantes del humus son los ácidos fúlvicos, los ácidos húmicos y las huminas.
Los distintos materiales que se aplican al suelo y que dan lugar a la materia orgánica pueden tener composiciones muy distintas. La mineralización y la humificación se desarrollan de modo distinto según se trate de residuos de elevado contenido en almidón o celulosa u otras sustancias orgánicas solubles en agua, como los ácidos orgánicos, azúcares, aminoácidos, etc. (fácilmente degradables) o de elevado contenido en lignina (difícilmente degradable).
Los procesos de humificación y mineralización dependen de múltiples factores, entre ellos del material orgánico original, de las condiciones red-ox del suelo (ligado a la textura y contenido de agua), del régimen térmico y de humedad, etc.
La presencia de oxígeno actúa sobre el ciclo de la materia orgánica. Cuando existe oxígeno actúan los microorganismos aeróbicos, mientras que cuando falta oxígeno, actúan los microorganismos anaeróbicos facultativos u obligados. Los microorganismos necesitan un donante de electrones, que puede ser el oxígeno, los óxidos de nitrógeno, compuestos de manganeso o hierro o bien moléculas orgánicas, como el succínico, caso en el que se dan fermentaciones. La tasa de descomposición de la materia orgánica dependerá en la eficiencia de las bacterias y en la capacidad del suelo para proporcionar estos donantes de e
lectrones.

Los sustratos constituyen el medio de cultivo para plantas en contenedor. Las tierras de jardinería se utilizan para sustituir total o parcialmente el suelo natural de un jardín. Tanto tierras como sustratos pueden estar formados por mezclas de distintos materiales, estando generalmente un buen porcentaje de ambos formado por materiales orgánicos. Algunos de los productos contemplados en la Orden sobre fertilizantes y afines, como el compost o la turba, pueden ser componentes de sustratos.

Los microorganismos necesitan desarrollarse en un medio húmedo. Por lo tanto, la humificación y la mineralización tendrán lugar esencialmente en presencia de agua. Si el suelo se halla muy seco, los procesos pueden pararse hasta que vuelva a mojarse, por lo que los ciclos de humectación y desecación del suelo influyen sobre la evolución de la materia orgánica del mismo.
Tanto las reacciones abióticas como las relacionadas con la actividad microbiana aumentan su tasa con la temperatura. A temperaturas muy bajas se paran los procesos de humificación y mineralización, aumentando a medida que aumentan las temperaturas.
La actividad de los microorganismos que descomponen la materia orgánica depende del pH del suelo, mayor a pH ligeramente ácido o neutro.

Factores que se deben tener en cuenta para evaluar a los materiales orgánicos en la explotación agrícola

   1). Comprobar que los beneficios sugeridos por el fabricante se adaptan al valor económico de la producción.
Por ejemplo, un producto que produzca un ligero aumento de la producción de un cultivo con elevado valor añadido puede resultar rentable, mientras que el mismo producto aplicado a un cultivo de escaso valor puede ser antieconómico.
   2). Relativizar los efectos. Los efectos de dosis bajas de un producto pueden ser negligibles cuando se tiene en cuenta el propio contenido de este producto de modo natural en el suelo.

Por ejemplo, si el suelo contiene de modo natural 10 millones de microorganismos por centímetro cúbico, aplicar una dosis de un producto que contenga microorganismos que equivalga a aportar 20 o 30 microbios por centímetro cúbico de suelo producirá sin duda un efecto relativo muy bajo.
   3). Buscar información sobre ensayos realizados por laboratorios y organismos imparciales que suministren una información fiable sobre las ventajas del producto con respecto de otros productos existentes en el mercado.

Silvia Burés
Dra. Ingeniera Agrónoma, Ph.D. Horticultura
Direc-TS Tf 93 331 27 53

 

Fuente: http://www.terralia.com/revista8/pagina20.htm

Biodegradación

Biodegradación (= Descomposición orgánica)

Es el resultado de los procesos de digestión, asimilación y metabolización de un compuesto orgánico llevado a cabo por bacterias, hongos, protozoos y otros organismos. En principio, todo compuesto sintetizado biológicamente puede ser descompuesto biológicamente. Sin embargo, muchos compuestos biológicos (lignina, celulosa, etc.) son difícilmente degradados por los microorganismos debido a sus características químicas. La biodegradación es un proceso natural, ventajosa no sólo por permitir la eliminación de compuestos nocivos impidiendo su concentración, sino que además es indispensable para el reciclaje de los elementos en la biosfera, permitiendo la restitución de elementos esenciales en la formación y crecimiento de los organismos (carbohidratos, lípidos, proteínas). La descomposición puede llevarse a cabo en presencia de oxigeno (aeróbica) o en su ausencia (anaeróbica). La primera es más completa y libera energía, dióxido de carbono y agua, es la de mayor rendimiento energético. Los procesos anaeróbicos son oxidaciones incompletas y liberan menor energía.

El origen de la materia orgánica que se encuentra en una masa de agua puede ser autóctono oalóctono. El primero consiste en cadáveres de organismos, mudas, excreciones, productos de la senescencia y muerte de plantas acuáticas, secreciones de algas y plantas acuáticas. En las aguas dulces, frecuentemente la materia orgánica proviene de fuentes alóctonas o litorales, transportadas hasta el cuerpo de agua por acción del viento o por la escorrentía y consiste fundamentalmente en hojas, ramas, frutos, polen y materia orgánica disuelta de muy diversos orígenes (fertilizantes, aguas residuales, etc.).

Por el contrario, son volcados al medio compuestos que no pueden ser degradados por los organismos, ya que estos no poseen la batería enzimática capaz de hacerlo, son los compuestos no biodegradables (metales pesados, plaguicidas, compuestos del petróleo). Estos compuestos se acumulan en los tejidos de reserva de los organismos, aumentando su concentración a medida que avanzamos en la red trófica hacia eslabones superiores. Distintos tóxicos actuando simultáneamente pueden atenuar (efecto antagónico) o contrariamente acentuar su efecto (efecto sinérgico) sobre los organismos afectados.

Laura De Cabo

Ver

Biodegradable
Eutrofización
Plantas acuáticas
Demanda biológica de oxígeno
Demanda química de oxígeno
Nutrientes
Ecotoxicología
Metales pesados
Plaguicidas

Bibliografía

 – BRANCO, S.M., 1984. Limnología sanitaria, estudio de la polución de aguas continentales. Monografia cientifica Nro 28, serie Biología, OEA , 119 págs.

– WETZEL, R. 1981. Limnología. Omega. Barcelona, 679 págs.

Fuente: http://www.cricyt.edu.ar/enciclopedia/terminos/Biodegrada.htm